viernes, 10 de agosto de 2012

...Una historia de amor como otra cualquiera...

Cenaron en la cocina, casi desnudos. El calor de aquel día de Agosto resultaba tan insoportable como la idea de que era su último día de vacaciones. A mitad de cena, él pregunto; - ¿Me quieres?. Ella lo observó con sus grandes ojos de color verde y le respondió con un abrazo. Decidió fumarse un cigarro en la terraza mientras ella terminaba su cena. Fueron juntos a la habitación y antes de que ella se durmiese él le acarició su castaño pelo rizado y susurró; - Gracias por las mejores vacaciones de mi vida. Ella le miró, sonrió y se dieron un tierno beso en los labios.

A continuación, ella se tumbó en su pequeña cuna azul y se durmió dulcemente.